Las declaraciones de impuestos de Trump confirman que pagó poco en impuestos federales sobre la renta en su primer y último año de presidencia


Los resultados, que abarcan los años 2015 a 2020, fueron obtenidos por la comisión dirigida por los demócratas hace solo unas semanas después de una prolongada batalla legal. La comisión votó la semana pasada para publicar las declaraciones una vez que la información personal confidencial se eliminara correctamente.

Un equipo de CNN está revisando los documentos, que suman cientos de páginas. Este proceso llevará tiempo, pero un análisis de la Comisión Conjunto de Impuestos no partidista publicado la semana pasada mostró que Trump pagó US$1,1 millones en impuestos federales sobre la renta combinados en 2018 y 2019, un marcado contraste con los US$ 750 que pagó en 2017 y $0 en 2020.

La publicación de las declaraciones de impuestos viene después de una búsqueda de años de documentos que normalmente los presidentes estadounidenses anteriores habían hecho públicos voluntariamente. Trump y su equipo legal buscaron continuamente mantener sus declaraciones en secreto, argumentando que el Congreso nunca había ejercido sus poderes legislativos para exigir las declaraciones de impuestos de un presidente, lo que, según Trump, podría tener implicaciones de gran alcance.

Trump publicó un video de campaña este viernes en respuesta a la decisión de publicar sus declaraciones de impuestos, calificando la medida como un “abuso de poder escandaloso” y “completamente inconstitucional”.

 

“No hay un propósito legislativo legítimo para su acción. Y si miras lo que han hecho, es muy triste para nuestro país”, dijo Trump. “No es más que otra cacería de brujas política trastornada que ha estado ocurriendo desde el día que bajé por una escalera mecánica en la Torre Trump”.

Otros republicanos también criticaron los esfuerzos de los demócratas por encontrar las declaraciones de impuestos diciendo que tenían motivaciones políticas, y el representante de Texas Kevin Brady, el principal conservador de la comisión, dijo que una publicación equivaldría a “una nueva arma política peligrosa que va mucho más allá del expresidente y anula décadas. de protecciones de privacidad para los estadounidenses promedio que han existido desde la reforma de Watergate”.

La comisión, que es responsable de supervisar el Departamento de Hacienda (IRS) y escribir la política fiscal, solicitó las declaraciones bajo la autoridad de la sección 6103 del código fiscal de EE.UU. Su informe se centró principalmente en si las declaraciones de impuestos de Trump durante su tiempo en el cargo fueron auditadas adecuadamente bajo el programa de auditoría obligatoria del IRS para los presidentes de EE.UU.

La comisión descubrió que el IRS abrió solo una auditoría "obligatoria" durante el mandato de Trump: para su declaración de impuestos de 2016. Y eso no sucedió hasta el otoño de 2019, después de que el presidente de la comisión Richard Neal, un demócrata de Massachusetts, enviara por primera vez una carta solicitando al IRS las declaraciones e información fiscal de Trump. El informe caracteriza el programa de auditoría presidencial como “inactivo”.

La semana pasada, la Cámara aprobó un proyecto de ley que reformaría el proceso de auditoría presidencial en una votación mayormente simbólica antes de que los republicanos obtengan la mayoría en el nuevo Congreso. No se espera que la legislación sea asumida por el Senado antes de que el nuevo Congreso preste juramento.

El informe de la comisión incluyó un análisis de los números de cada una de las seis declaraciones de impuestos de Trump por parte de la Comisión Conjunta de Impuestos no partidista (JCT). Entre los hallazgos de la JCT, se encontró que el entonces presidente pagó muy poco impuesto federal sobre la renta en 2017, solo US$ 750, y nada en 2020. El informe también mostró que Trump pagó US$ 1,1 millones combinados en impuestos federales sobre la renta en 2018 y 2019, un marcado contraste con la cantidad de 2017 y los US$ 0 que pagó en 2020.

Durante muchos años, antes de postularse para presidente, una investigación del diario The New York Times mostró que Trump había declarado que sufrió enormes pérdidas operativas netas que se le permitió trasladar y aplicar a futuros años fiscales, lo que redujo en gran medida o simplemente eliminó su impuesto sobre la renta anual.

Por ejemplo, el informe de la JCT señaló que Trump llevó declaró US$ 105 millones en pérdidas para su declaración de impuestos de 2015, US$ 73 millones en 2016, US$ 45 millones en 2017 y US$ 23 millones en 2018.

El informe de la JCT también plantea dudas sobre la precisión de algunas deducciones caritativas enormes que Trump afirmó en varias de las declaraciones de impuestos. Los aportes a caridad pueden reducir el monto del impuesto sobre la renta adeudado.

Aunque las declaraciones de impuestos recientemente publicadas no indicarán el patrimonio neto de Trump ni el alcance total de sus transacciones financieras, pueden ofrecer una ventana a las ganancias y pérdidas de sus negocios, si tiene cuentas bancarias en el extranjero y dónde o si ha pagado impuestos a gobiernos extranjeros.

Fuente

CNN

Otras noticias

Atlanta - El director de Atlanta de la Junta Nacional de Relaciones Laborales también concluyó que A...
ATLANTA - Un preparador de impuestos explica qué cambios podrían impactar su reembolso de impuestos...
México - Desde el norte de Texas bajan hasta Reynosa, Tamaulipas, para obtener el producto más barat...
Atlanta - Brian Kemp, gobernador del estado de Georgia, anunció la noche del jueves estado de emerge...
RD - Morgan Romano no irá a Miss Universo en el año siguiente, solo cumplirá con las labores de Miss...