IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

Tácticas antisindicales de Apple en Atlanta fueron ilegales, según algunos funcionarios

Los fiscales de la junta laboral de EE. UU. determinaron que Apple Inc. violó la ley federal al interrogar y coaccionar a los empleados en Atlanta, la última salva legal sobre la respuesta de la compañía a los esfuerzos de organización.

El director regional de Atlanta de la Junta Nacional de Relaciones Laborales también concluyó que Apple celebró reuniones antisindicales obligatorias durante las cuales la gerencia hizo declaraciones coercitivas y emitirá una queja si la empresa no llega a un acuerdo, dijo el lunes la secretaria de prensa de la agencia, Kayla Blado.

Apple, con sede en Cupertino, California, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Communications Workers of America solicitó una elección de sindicalización en la tienda de Atlanta a principios de este año, pero en mayo retiró su petición la semana anterior a la votación prevista, citando presuntas malas conductas de la empresa.

“Los ejecutivos de Apple piensan que las reglas no se aplican a ellos”, dijo el grupo en un comunicado el lunes. “Organizar una reunión de audiencia cautiva forzada ilegal no solo es una represión sindical, sino un ejemplo de guerra psicológica. Felicitamos a la NLRB por reconocer las reuniones de audiencia cautiva exactamente por lo que son: una violación directa de los derechos laborales”.

Apple, la empresa más valiosa del mundo, se ha enfrentado a una ola de organización sin precedentes en sus tiendas minoristas este año. El personal de una ubicación de Maryland votó en junio para unirse a la Asociación Internacional de Maquinistas, y sus contrapartes en la ciudad de Oklahoma optaron en octubre por unirse a la CWA.

Los organizadores sufrieron un revés el mes pasado en St. Louis, donde IAM retiró una petición de sindicalización la semana después de presentarla, culpando al comportamiento de la empresa. Algunos empleados en el lugar se quejaron más tarde sobre el proceso y dijeron que sentían que la elección fue apresurada. Pero los trabajadores de docenas más de las aproximadamente 270 tiendas de Apple en EE. UU. han estado discutiendo la sindicalización, según los empleados.

Un director regional de la NLRB en Nueva York presentó una queja contra Apple en septiembre, acusando a la empresa de interrogar al personal en una tienda del World Trade Center y de discriminar a los simpatizantes del sindicato al aplicar una política de no solicitar. Apple dijo después de esa queja que no estaba de acuerdo con las acusaciones.

Si bien la NLRB ha sostenido anteriormente que las empresas pueden exigir a los empleados que asistan a reuniones antisindicales, la asesora general actual de la agencia, Jennifer Abruzzo, considera que tales reuniones de “público cautivo” son inherentemente coercitivas e ilegales. Su oficina está investigando casos que podrían cambiar el precedente, incluso en Amazon.com Inc. y Starbucks Corp., los cuales han negado haber actuado mal.

Las quejas emitidas por los directores regionales de la NLRB son consideradas por los jueces de la agencia, cuyos fallos pueden ser apelados ante los miembros de la junta en Washington, y de allí pueden ir a la corte federal. La agencia puede exigir remedios, como la publicación de avisos y revocaciones de políticas o castigos, pero no tiene autoridad para imponer daños punitivos a las empresas.