IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

Presidentes de Ecuador y Panamá se unen a Biden en plenaria sobre la democracia

En una sesión plenaria virtual celebrada este miércoles, los mandatarios de ocho países, entre ellos Ecuador y Panamá, se unieron al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para discutir los retos a los que se enfrentan sus territorios en el marco de la segunda Cumbre por la Democracia, auspiciada por Washington.

“El poder de estas cumbres, no solo es decir lo que pienso con palabras y destacar temas críticos, sino impulsar la acción y avanzar progresos concretos para las personas de todo el mundo”, dijo Biden durante su discurso de apertura.

El presidente estadounidense resaltó la labor que los mandatarios de Ecuador, Panamá, Eslovaquia, Malaui, Ucrania, Moldova, Nigeria y Dinamarca, presentes en la sesión, han realizado durante los últimos 15 meses “para cumplir con los compromisos” establecidos durante la primera cumbre. Entre ellos, según mencionó, el mantener el respeto a los derechos y la inclusión.

Además, resaltó la iniciativa de República Dominicana de “modernizar” su ley anticorrupción para crear más de cien oficinas anticorrupción a nivel local.

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, acompañó a Biden desde el auditorio del patio sur de la Casa Blanca, donde recibieron a los presidentes a través de video conferencia.

Biden resaltó en su intervención lo que apuntó como “progresos” de su administración en favor de la clase media estadounidense. Entre ellos, reducir el costo de productos esenciales, como medicamentos con receta, el impulso a la innovación e infraestructura, y la atención a la crisis climática.

Además, aseguró: “en el pasado hemos demostrado la resiliencia de la democracia estadounidense durante nuestras elecciones justas y libres del otoño pasado”. En referencia a las elecciones de medio término en noviembre, las primeras desde el asalto al Capitolio el 6 de enero.

“Los votantes rechazaron rotundamente las voces del extremismo, atacando y socavando nuestra democracia. El derecho a votar, a que se cuente tu voto, es el umbral de la democracia y la libertad en todo el mundo”, agregó Biden.

Finalmente, Biden hizo un llamado en su discurso a erradicar la corrupción, rechazar la violencia política, el odio y del extremismo, actuar contra el cambio climático, fortalecer la seguridad alimentaria y promover la dignidad “de todas las personas, incluidas las mujeres y las niñas, porque donde quiera que las mujeres y las niñas estén amenazadas, la democracia, la paz y la estabilidad también están en riesgo”.

Además, hizo referencia a la inversión de 690 millones de dólares que prometió al inaugurar la Cumbre para financiar iniciativas democráticas en todo el mundo durante dos años. Entre ellas, continuar desarrollando tecnologías que promuevan la gobernabilidad democrática.

Protagonismo de Ucrania

La sesión plenaria comenzó con un discurso de la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Čaputová, quien resaltó el apoyo continuado a Ucrania para defenderse de los ataques de Rusia como un elemento clave de la democracia. A esta le siguió el presidente de Malaui, Lazarus Chakwera, quien también resaltó la guerra como un ataque a la “democracia en sí misma”.

A continuación, Volodymyr Zelenskyy, presidente de Ucrania, se unió a la sesión para asegurar que la “democracia está en peligro” debido a quienes atacan las libertades de las poblaciones.

“El Kremlin está tratando de convertir la provisión de comida de la humanidad en un arma (...) esto es la guerra, señoras y señores, esto es una guerra precisamente contra la libertad y la democracia”, agregó Zelenskyy.

El mandatario ucraniano agregó que, en estos momentos, “ganar” es su único objetivo nacional, y eso conlleva la preservación de la libertad, dignidad y territorio frente a los ataques rusos.

Las preocupaciones latinoamericanas

Guillermo Lasso, presidente de Ecuador, pronunció durante la sesión un discurso en español en el que aseguró que vivimos una “crisis humanitaria”, no solo ante la guerra de Rusia en Ucrania, sino frente a la inseguridad alimentaria y sus “efectos graves en las economías de los países en desarrollo”.

Lasso abordó la presencia del crimen organizado y transnacional como “una de las amenazas más peligrosas de la democracia”, debido a su alcance en delitos como el narcotráfico, la trata de personas y el tráfico de armas.

“Necesitamos medidas urgentes a escala regional y mundial (...) Hoy vemos que estas organizaciones criminales estarían presuntamente vinculadas a actores y grupos sociales y políticos cuyo objetivo es promover la desestabilización, la ingobernabilidad y el caos para operar libremente”, dijo. Para combatirlo, agregó, es necesaria la cooperación internacional.

Laurentino Cortizo, presidente de Panamá, cerró las intervenciones de los mandatarios que organizan la cumbre con un discurso en el que resaltó la migración irregular como uno de retos globales más apremiantes.

“Los gobiernos tienen la responsabilidad de desarrollar políticas públicas para reducir la brecha de pobreza y desigualdad. De no hacerlo, la democracia seguirá siendo un proceso electoral sin sentido y sin otro resultado que el cambio de gobierno, la falta de confianza en el sistema y la creciente inestabilidad”, apuntó.

Además, enfatizó en la soberanía alimentaria de los países como un instrumento que genera riqueza en los países. Cortizo resaltó que durante los cierres impuestos por la pandemia de COVID-19, “fueron nuestros productores los que nos permitieron poner alimentos de calidad en las mesas de nuestra gente”. Por esta razón, agrega las relaciones comerciales multilaterales deben tener en cuenta el impacto a los agricultores.